Clínica dental

Correcciones y Castigos – vallekanino

[título_original] – Nueva actualización 2023

Somos un pequeño grupo de apasionados profesionales de la odontología que han estado escribiendo artículos para el público durante más de 10 años. Nuestra misión es proporcionar información precisa y actualizada sobre la salud bucal para que las personas puedan tomar decisiones informadas sobre su atención dental.
Sabemos que una excelente salud bucal es esencial para la salud y el bienestar general, y estamos comprometidos a ayudar a nuestros lectores a lograr y mantener dientes y encías saludables.

Sin correcciones y castigos convivimos mejor

Uno de los principales aspectos que defendemos en la convivencia entre perros/gatos y personas es encontrar una relación basada en la confianza, tranquila, con comunicación bilateral, sin miedo. Hemos escogido compartir nuestra vida con ellos, ellos hacen un grandísimo esfuerzo por adaptarse al espacio y entorno donde viven, a las compañías humanas o de otros animales que les imponemos a las rutinas que escogemos. Lo mínimo que podemos hacer por ellos en enseñarles todo esto, todos los límites y reglas que nos rodean de una manera amable, de una forma que entiendan sin estropear el vínculo, con métodos sensibles y adaptados a las necesidades y etapas de desarrollo de cada individuo.

Por eso creemos que las correcciones y castigos deben estar desterrados de la educación, de la convivencia. La idea de no castigar nunca al perro o animal con el que convivamos, tiene 2 argumentos principales.

Por un lado lo poco práctico que es. Si, es cierto, pararemos el comportamiento molesto/incorrecto, la acción indeseada no ocurrirá, en ese momento. Pero la intención perdurará y se llevará a cabo en otro momento, tal vez con peores consecuencias, con mayor intensidad. Si encima castigamos una vez ocurrido lo indeseado, dejará hasta de tener ese pequeño componente «práctico».

Por otro lado la cuestión ética. Un castigo, para que cumpla su función, tiene que asustar o incomodar. Es decir, inflige miedo y/o dolor. Ambas sensaciones deberían estar fuera de toda relación productiva, deseada. En las relaciones, y más si están basadas en la convivencia, ninguna de las partes debería dejar de hacer algo por miedo a las consecuencias.

No nos olvidemos que el miedo no sólo se genera con castigos físicos, dependerá del individuo que lo sufre, y no del que lo genera, categorizar la acción como castigo. Desde un «no» hasta una mirada, un silencio una postura, pueden generar miedo en otro individuo.

Reflexionemos acerca de la relación que tenemos con nuestros compañeros, acerca de si queremos ser nosotros una fuente de miedo/dolor, recordemos que el miedo genera desconfianza, nerviosismo, incomodidad… todo aquello que nos hace infelices.

O si por el contrario preferimos ser previsores, proactivos, conocedores de lo que es natural para ellos y fomentar una relación basada en la confianza, en la seguridad, en la tranquilidad y en el trato amable y respetuoso.

82276715_2597859283594680_3177496339785187328_o

Lea más publicaciones relacionadas [título_original] en la misma categoría

Somos un pequeño grupo de personas apasionadas que han estado escribiendo artículos dentales durante los últimos años. Creemos que una buena salud oral es la clave para una vida feliz y saludable. Nuestro objetivo es proporcionar información precisa y actualizada sobre todos los aspectos de la odontología para que nuestros lectores puedan tomar decisiones informadas sobre su salud bucal.
Sabemos que elegir un dentista o un tratamiento dental puede ser abrumador, pero esperamos que nuestros artículos ayuden a que el proceso sea un poco más fácil.
Categorías principales

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back to top button